Tecnología

Jueves, 12 de octubre del 2017

El día en que la ciencia insertó un GIF en una bacteria

Entre los muchos acontecimientos científicos y tecnológicos ocurridos en este año, uno de los más raros y asombrosos tiene que ver con una imagen de casi 130 años y la Escherichia Coli.

El día en que la ciencia insertó un GIF en una bacteria

Entre los muchos acontecimientos científicos y tecnológicos ocurridos en este año, uno de los más raros y asombrosos tiene que ver con una imagen de casi 130 años y la Escherichia Coli.




‘Muybridge, El caballo en movimiento’, de 1887, es una de las primeras animaciones de la historia y precursora del cine en el siglo XIX. 130 años más tarde, esta imagen volvió a pasar a la posteridad: se trata del primer GIF almacenado dentro del ADN de una célula viva.

Un equipo de la Universidad de Harvard consiguió guardar la versión GIF de esta animación en el el ADN de bacterias fecales, informó la revista Nature en julio. Las moléculas de ADN fueron usadas como soporte para almacenar información codificada y recuperarla después.

‘Muybridge, El caballo en movimiento’, de 1887.

Los científicos transfirieron las imágenes del GIF a nucleótidos, los ‘ladrillos básicos’ de los que se compone el ADN. Para ello usaron un código que guarda cada pixel de la imagen con el sistema de codificación CRISPR-Cas9, llamado ‘bisturí molecular’ por su gran precisión.

El sistema desarrollado 2012 por Jennifer Doudna y Emmanuelle Charpentier, ha revolucionado la biología al demostrar que es posible registrar información en grandes cantidades dentro de un ser vivo. En este caso, la bacteria elegida fue la Escherichia Coli, muy utilizada en laboratorios.

A la izquierda el archivo original, a la derecha, la imagen recuperada. Los resultados arrojaron una precisión del 90%.

Los datos guardados en el ADN de las bacterias se ‘descargan’, los científicos sólo tuvieron que secuenciar su genoma. Las imágenes y el GIF fueron reconstruidos con la tecnología que permite leer el ADN y los resultados fueron precisos en un 90%.

Pese a lo novedosa que esto pueda sonar, los investigadores ya conocen desde hace tiempo las excelentes propiedades del ADN como un soporte de datos, al ser la molécula portadora de la información genética de los seres vivos.

Usando el ‘bisturí molecular’, los científicos también pudieron grabar una imagen estática en la bacteria.

Hace cinco años el mismo equipo de Harvard logró almacenar un libro entero en ADN, aunque a diferencia de esta ocasión, la célula no estaba viva. Así se abre una puerta a nuevos usos para las bacterias en campos como la medicina, agricultura, alimentación o el medio ambiente.

Temas Relacionados: AdnBacteriasNoticias Curiosas

También te puede interesar: