Salud

Hace 1 meses

EsSalud: obesidad infantil se duplicó por malos hábitos tras confinamiento

El sedentarismo y otros malos hábitos impactaron negativamente en su salud.

EsSalud: obesidad infantil se duplicó por malos hábitos tras confinamiento

El sedentarismo y otros malos hábitos impactaron negativamente en su salud.




El  (EsSalud), dio a conocer que los casos de obesidad infantil en niños de entre 7 y 12 años de edad en nuestro país, se duplican y las cifras se elevaron tras el cierre de escuelas y el confinamiento en sus hogares, donde permanecen todo el día y el consumo de golosinas y comida chatarra aumentó.

Según el registro de consultas vía Zoom, que realizaron, especialistas del Hospital de Emergencias III Grau, y del Hospital II de Vitarte de la Red EsSalud Almenara, las medidas de contención, han generado que los niños, dediquen hasta 12 horas diarias a ver televisión, que no realicen ninguna actividad física en el día, situación que duplica el riesgo de padecer obesidad infantil.

Las autoridades sanitarias señalaron que antes de la pandemia en la consulta médica de pediatría, se revelaban hasta 10 nuevos casos de esta condición, sin embargo, ahora la cifra se ubica en 17 y otras veces 19 niños obesos. Según explicaron, muchos padres han reconocido que, para evitar que sus hijos se aburran y sea más llevadero el aislamiento, les permiten estar más tiempo conectados a los equipos tecnológicos.

¿QUÉ HACER FRENTE LA OBESIDAD INFANTIL?

Los especialistas recomiendan reemplazar los espacios donde permanecen conectados a la televisión y videojuegos, reemplazarlos por juegos de mesa, pin pon, ajedrez, damas, bingo, que, si son compartidos con sus papás, le dará mayor seguridad emocional al niño.

En las consultas virtuales, se conoció, que han ganado mucho peso, comiendo golosinas que contienen azúcar, grasas trans, sal, colorantes, saborizantes, y otras sustancias. La especialista, pidió a los padres ser más vigilantes, y retirar de la dieta de sus engreídos, las frituras (papitas y camotes) y otros productos envasados, asimismo, lograr en ellos el hábito de beber agua, infusiones y jugos como el de sandía que no aporta calorías y calma la sed.

Asimismo, como actividades físicas domiciliarias, se les recomendó, saltar, bailar y jugar por lo menos 20 minutos en la mañana y en tarde.

Los adultos deben supervisar las actividades de sus hijos, como una valiosa oportunidad de ordenar con rigurosidad los horarios de alimentación, estudios, juegos y descanso de los más pequeños de la casa.

El peso adicional de los niños con diagnóstico de obesidad puede ocasionar que presenten padecimientos que anteriormente solo las sufrían los adultos, tales como la diabetes, presión arterial alta, colesterol alto, trastorno del sueño y baja autoestima.


También te puede interesar