Salud

Hace 10 meses

¿Cómo despedirse de un ser querido que fallece por coronavirus?

La pérdida de una pareja, familiar o amigo en este contexto puede significar una gran carga psicológica ¿Qué hacer para no quedarse atrapado en esta difícil etapa?

¿Cómo despedirse de un ser querido que fallece por coronavirus?

La pérdida de una pareja, familiar o amigo en este contexto puede significar una gran carga psicológica ¿Qué hacer para no quedarse atrapado en esta difícil etapa?




Perder a un ser querido a causa del coronavirus puede ser una carga enorme. Significa nunca más volver a tener contacto con su cuerpo, cerrando toda posibilidad de un velatorio o un proceso de duelo normal ¿Cómo no quedarse atrapado en esta difícil etapa?

Según indicó a Andina la experta en salud mental Vanesa Herrera, entre las costumbres que han cambiado de forma radical con el COVID-19 también están nuestros ritos de despedida. En una sociedad que no acostumbra cremar a sus muertos, hay mayor riesgo de un “duelo patológico”.

Estas situaciones pueden generar negación, no aceptación y un sufrimiento incrementado alrededor del ser querido. “Luego podemos responder con ira, rabia y una gran tristeza, para después, poco a poco, salir de esto y elaborar nuestro duelo, que siempre es necesario”.

En circunstancias donde no se permite desplegar nuestros símbolos de despedida, debemos buscar ceremonias que cumplan la misma función. “Cada familia tendrá que elegir el rito simbólico que mejor se adapte a su situación, buscando –en lo posible - un acompañamiento psicológico”.

En ese sentido, la psiquiatra recordó que actualmente hay disponibles 155 centros de salud mental comunitarios que trabajan para ofrecer un soporte vía telefónica. “Mientras tanto pueden llamar al 113 del Ministerio de Salud”.

Aconsejó estar atentos a las emociones y sentimientos de los sobrevivientes del fallecido, sobre todo cuando hay mucha angustia para evitar casos de depresión. No poder dormir, ponerse agresivo, irritable con la familia y con uno mismo, son señales de alerta.

Siempre habrá formas de cerrar el círculo doloroso de la muerte de alguien. Aún si no tenemos la posibilidad de verlo nunca más, dice Herrera. “Podríamos realizar el acto simbólico de velar sus ropas, con una foto que nos los recuerde”.

“Las personas más íntimas del ser querido podrían prender algunas velas en su honor”, indica. Los cultos no deberían centrarse en la pena y el sufrimiento, sino la esperanza y aquello que le encantaba a la persona que se ha ido, su grato recuerdo como pareja, padre, ser humano.

“No solo recordar su triste final, sino todo el desarrollo de su vida y desde la gratitud conectarnos con su imagen, su legado”. Un rezo, un pago a la tierra. En la medida en que se pueda en este contexto difícil, siempre se podrá hacer algo que nos brinde tranquilidad y sosiego emocional.

Como se acostumbra en Perú, poner la ropa, la imagen o la comida que más le gustaba al fallecido, puede realizarse una vez al mes, a modo de misa de honras. Aunque más íntima y sencilla, ”servirá para trabajar el duelo, la despedida”.

Hay que entender que la muerte es parte de la vida, indica, aunque muchas veces no lo pensamos ni lo conversamos. “Es importante no solo concentrarnos en la experiencia traumática de morir, en el estar entubado o lleno de aparatos, sino hablar de los muchos años que tuvimos con ese ser querido”.

“Concentrarnos en esos elementos positivos nos permitirá procesar mejor el duelo”. Las ceremonias deben desarrollarse siempre desde la gratitud, con el claro compromiso “de seguir con nuestro plan de vida y nuestro proyecto vital”, tal como les gustaría a quienes ahora despedimos, acotó.


Temas Relacionados: CoronavirusDueloSalud Mental

También te puede interesar