Política

Sábado, 24 de marzo del 2007

Bruce avaló ejecución irregular de millonario Proyecto Mesías

Cuando aún faltaban dos de los 58 km. de la alcantarilla, en junio del 2004 el entonces presidente del directorio de Sedapal, Jorge Villacorta Carranza, anunció con bombos y platillos la conclusión exitosa de las obras de la primera etapa del "Proyecto Mejoramiento del Sistema de Alcantarillado de la Zona Sur de Lima", conocido como "Proyecto Mesías". Hasta adelantó que entraría en funcionamiento en agosto del mismo año para beneficiar a más de ocho millones de habitantes de Lima.

Bruce avaló ejecución irregular de millonario Proyecto Mesías

Cuando aún faltaban dos de los 58 km. de la alcantarilla, en junio del 2004 el entonces presidente del directorio de Sedapal, Jorge Villacorta Carranza, anunció con bombos y platillos la conclusión exitosa de las obras de la primera etapa del "Proyecto Mejoramiento del Sistema de Alcantarillado de la Zona Sur de Lima", conocido como "Proyecto Mesías". Hasta adelantó que entraría en funcionamiento en agosto del mismo año para beneficiar a más de ocho millones de habitantes de Lima.




Un entusiasta chakano Pablo García, quien ejercía la gerencia general, también mostró sus aires de triunfalismo y no obstante la oposición de la alcaldía de Lurín para dar el derecho de pase a la construcción de un llamado ducto de rebose que desemboque en el río Lurín, dijo que el gobierno no quería hacer uso de la fuerza para lograr su propósito, pues ya se había invertido US$ 150 millones y la obra tenía un 95% de avance. Después de 33 meses, por ese mismo triunfalismo en las pampas de San Bartolo, ubicadas al sur de Lima, Sedapal tiene construidas 110 hectáreas de pozas y máquinas para el tratamiento de desagües, sin poder abrir el caño. Y es que como ocurre con el Interceptor Norte, la obra construida contra viento y marea por el régimen toledista durante la gestión de Carlos Bruce como ministro de Vivienda, está abandonada, pese a su millonaria inversión financiada a través de un préstamo otorgado por el banco Japan Bank for International, JBIC de Japón. Toledo y su ministro Bruce iniciaron la obra sin tener el financiamiento para los proyectos complementarios, con terrenos ocupados por posesionarios y dueños, con una ley de expropiación que vencía el 2004 y con la oposición del municipio de Lurín. Como Sedapal se empecinó en hacer las obras, la municipalidad de Lurín acudió en busca de justicia al Poder Judicial y al Tribunal Constitucional. En el primero ganaron en dos instancias y en el segundo les declararon infundada la petición. Esta sentencia salió el 4 de julio de 2005 y fue firmada por Javier Alva Orlandini, Juan Bardelli Lartirigoyen y Víctor García Toma. EL RESPALDO Los contratistas se ampararon únicamente en la resolución directoral del 7 de diciembre de 2000, a través de la cual la Dirección General de Salud (Digesa) otorgó a Sedapal la autorización sanitaria de vertimiento de los efluentes de la planta de tratamiento San Bartolo, y en la Resolución Administrativa N° 118-2001-AG-DRA.LC/ATDR.CHRL, del 28 de junio de 2001, a través de la cual la Dirección Regional Agraria de Lima y Callao del Ministerio de Agricultura aprobó el expediente técnico denominado Lineamientos de Descarga Variante Lurín, del Proyecto de Mejoramiento del Sistema de Alcantarillado de la Zona Sur de Lima – Mesías. TODO SE HIZO MAL Pero tal fue el cúmulo de irregularidades que hasta la propia Contraloría manejada por Genaro Matute, amigo íntimo del entonces presidente Alejandro Toledo, emitió la Resolución N° 265-2005-CG el 24 de mayo de 2005, confirmando que los funcionarios responsables del proceso técnico y administrativo del "Proyecto de Mejoramiento del Sistema de Alcantarillado de la Zona Sur de Lima" –Proyecto Mesías– aprobaron dos presupuestos adicionales de obra sin contar con sustento técnico, relativos a las Losas de Concreto de las Lagunas de la Planta, lo cual generó que se beneficie al contratista con un pago de S/. 1,423,938 más US$ 855,750. Adicionalmente, permitieron que se incumpla las especificaciones técnicas en la Colocación del Sello de las Juntas de las Losas, donde se verificó la existencia de fallas constructivas que no garantizan un adecuado funcionamiento de la Planta y un perjuicio económico al Estado de hasta 247,310 soles más 242,596 dólares. Asimismo, Sedapal dispensó indebidamente al contratista - Consorcio ODEBRECHT / CBPO - de la ejecución de las pruebas hidráulicas, lo cual ha originado que no se detecten oportunamente las deficiencias constructivas. Por ello el procurador de la Contraloría denunció a funcionarios de menor nivel por los presuntos delitos de aprovechamiento indebido del cargo y omisión, rehusamiento o demora de actos funcionales. El caso se ventila en el Quinto Juzgado Anticorrupción de Lima. Para el especialista Javier Prado Blas, quien ha hecho un estudio sobre el sistema de alcantarillado de Lima, la construcción de la "Planta de Tratamiento de San Bartolo" como parte del "Proyecto Mesías", se trataría de un caso de uso ineficiente de los recursos del Estado que involucra operaciones de endeudamiento externo, al destinarse recursos públicos a una obra que por diversos problemas de orden técnico y de gestión, hasta la fecha no entra en funcionamiento. MÁS IRREGULARIDAES El ex congresista Alfredo González, uno de los más acérrimos críticos del "Proyecto Mesías", recordó que debido a una rotura de uno de los pozos de dicho proyecto, murieron ciento diez mil pollos en una granja cercana y otros ciento cincuenta mil aves fueron sacrificadas por estar contaminadas. Agregó que, para la realización de dicho proyecto, se invirtió 150 millones de dólares, a fin de crear un bosque en Lima, pero el plazo de expropiación de ocho mil hectáreas para tal fin, venció el 4 de marzo del 2004. Todo era puro bluf, afirmó. Y es cierto. (Tomado del diario La Razón)

También te puede interesar:

Covid 2019