Nacionales

Hace un año

Perú registró el índice de hambre más alto en los últimos siete años por la pandemia

La pandemia de la COVID-19 afectó la seguridad alimentaria de las familias, según el Índice Global del Hambre en el Perú (IGH). ¿Qué regiones fueron las más golpeadas?




Uno de los estragos más grandes que ha dejado la pandemia de la COVID-19 ha sido, además de la economía, la seguridad alimentaria y nutricional, según reveló el informe sobre el Índice Global del Hambre en el Perú (IGH) de la red Alliance2015.

Hasta los datos recabados al cierre del 2020, el IGH del Perú subió a 17 puntos lo que significa que es el nivel de hambre más alto reportado en los últimos siete años, desde el 2014.

Los departamentos que sufrieron el mayor impacto negativo fueron los costeros, donde el IGH pasó de 11.4 puntos en el 2019, antes de la pandemia, a 18.2 puntos en el 2020. Mientras que en la sierra el indicador de hambre pasó de 17.6 (2019) a 19.2 puntos (2020).

"Las restricciones de transporte generaron la tendencia a la baja en la costa y la sierra, ya que buena parte de la economía familiar se sustenta en la pluriactividad, que implica desplazamientos laborales de gran magnitud", detalla Alliance2015.

REGIONES MÁS AFECTADAS

Entre los departamentos más golpeados por esta situación se encuentran Apurímac, Huancavelica, Ucayali, Loreto, Huánuco, Ayacucho y Cusco, perdiendo así los avances conseguidos durante varios años.

Pese a que en este 2021 se experimentó un rebote económico en los primeros meses, las presiones inflacionarias primaron debido a la crisis política y el contexto internacional.

En tanto, las ollas comunes o atención comunitaria han sido una respuesta rápida ante las pérdidas económicas, y han reducido los impactos severos de la economía, la salud y la alimentación.


Temas Relacionados: EconomíaHambreInseguridad AlimentariaOllas Comunes

También te puede interesar:

VIRUELA DEL MONO