24 Horas Edición Central

18/03/2016

Entierran restos de policías acribillados por marcas en el Rímac

Familiares de las víctimas exigen todo el peso de la Ley para los autores del crimen.




Acompañados de familiares, amigos y colegas, los restos del técnico de primera Gustavo Romero Zevallos y el suboficial de tercera Joel Sánchez Anaya fueron enterrados en el cementerio Santa Rosa, en Chorrillos.

Los familiares de los valientes oficiales, que se enfrentaron a delincuentes que habían asaltado a un cambista, exigieron que los responsables del crimen sean condenados a cadena perpetua.

Cristina Aguilar, esposa de Sánchez Anaya, sufrió una descompensación mientras brindaba el mensaje de despedida, por lo que tuvo que recibir ayuda médica.


También te puede interesar:

VIRUELA DEL MONO