Internacionales

Hace 1 meses

Anciano de 81 años irá a prisión por más de 7 años tras matar a un ladrón que ingresó a su casa

Este evento ha generado gran controversia en redes sociales sobre la legítima defensa y la justicia en este tipo de casos.

Foto: Difusión.



Gran controversia a generado este caso que involucra a un adulto mayor, José Lomas, un librero jubilado de 81 años y a un hombre hondureño de 35 años que tenía 45 antecedentes penales. 

El tribunal del jurado ha juzgado a Lomas culpable de homicidio por la muerte de Nelson David Ramírez, luego de dispararle dos veces tras sorprenderlo dentro de su propiedad con una motosierra. El anciano fue condenado a 7 años y medio de prisión y también tendrá que pagar una indemnización de 236 mil euros a la familia del hondureño.

¿QUÉ OCURRIÓ?

El hecho ocurrió en agosto de 2021, durante la madrugada. Pepe Lomas se despertó a las 2:30 a.m. para comprobar que funcionaba correctamente el riego del arbolado de su finca, en ese momento descubrió que alguien había ingresado a su recinto y, según declaró, cogió su escopeta que tenía en el dormitorio y salió al corral armado con ella.

Luego, en un extremo del patio, divisó un bulto de forma cónica y disparó a uno y otro lado para saber si se trataba de una persona, posteriormente regresó a su dormitorio para cargar su arma y disparar por tercera vez.

Según los peritos forenses, el extranjero recibió dos disparos, uno en el hombro y otro en la espalda. Además, el adulto mayor aseguró que el sujeto iba armado con una motosierra.

Aunque se pedía para él 12 años de prisión, se le redujo a 7 años y medio debido a eximentes y atenuantes como la confesión de su delito y que el acusado habría sufrido de una alteración psíquica cuando ocurrió el hecho. Sin embargo, este evento ha generado gran controversia en redes sociales sobre la legítima defensa y la justicia en este tipo de casos. 

 


Temas Relacionados: AncianoControversiaEspañaInternacionalesJusticiaLegítima DefensaOctogenarioViral

También te puede interesar:

DENGUE