Internacionales

Pasado Martes 12

Arnold Schwarzenegger: su discurso donde compara asalto al Capitolio de EEUU con violencia nazi

El actor también dijo que Donald Trump sería recordado como "el peor presidente de la historia", ya que había "buscado un golpe engañando a la gente con mentiras".

Schwarzenegger brindó un poderoso discurso después de los violentos episodios durante el asalto al Capitolio. / Foto: Twitter Arnold Schwarzenegger



El actor y exgobernador republicano de California, Arnold Schwarzeneggercomparó el asalto al Capitolio de Estados Unidos con uno de los episodios del nazismo en Alemania y dijo que Donald Trump sería recordado como "el peor presidente de la historia", ya que había "buscado un golpe engañando a la gente con mentiras".

"El miércoles fue del Día de los Cristales Rotos aquí en EE.UU., los cristales rotos fueron las ventanas del Capitolio de EE.UU. No solo derribaron las puertas del edificio que acoge la democracia estadounidense, pisotearon los mismo principios sobre los que este país fue fundado", expresó en un video.

De esta manera, Schwarzenegger se refirió a la conocida Noche de los Cristales Rotos de 1938 en la que los nazis atacaron casas y negocios de judíos en Alemania y que sirvió de preludio al Holocausto. Esa terrible escena fue llevada a cabo por "los equivalentes nazis de los Proud Boys", sostuvo en alusión al grupo ultraderechista.

ASALTO AL CAPITOLIO DEJA 5 MUERTOS

Al menos cinco personas fallecieron como resultados de los violentos episodios vividos el pasado miércoles en Washington DC, cuando simpatizantes de Trump asaltaron la sede del Congreso. En ese sentido, Arnold Schwarzenegger, mejor conocido por su papel en cintas como Terminator o Conan, brindó un poderoso discurso.

ESTE FUE SU DISCURSO COMPLETO

“Como inmigrante en este país, me gustaría decir unas palabras a mis compatriotas estadounidenses y a nuestros amigos de todo el mundo sobre los acontecimientos de los últimos días.

Crecí en Austria. Soy muy consciente del Kristallnacht o la Noche de los Cristales Rotos. Fue una noche de alboroto contra los judíos llevada a cabo en 1938 por el equivalente nazi de los Proud Boys.

El miércoles fue el ‘día de los cristales rotos’ aquí en los Estados Unidos. El vidrio roto estaba en las ventanas del Capitolio de Estados Unidos. Pero la turba no solo destrozó las ventanas del Capitolio. Rompieron las ideas que dábamos por sentadas. No simplemente derribaron las puertas del edificio que albergaba la democracia estadounidense. Pisotearon los principios mismos sobre los que se fundó nuestro país.

Crecí en las ruinas de un país que sufrió la pérdida de su democracia. Nací en 1947, dos años después de la Segunda Guerra Mundial. Al crecer, estaba rodeado de hombres destrozados que bebían por culpa de haber participado en el régimen más malvado de la historia. No todos eran antisemitas rabiosos o nazis. Muchos simplemente siguieron paso a paso por ese camino. Eran gente de al lado.

Ahora, nunca he compartido esto tan públicamente porque es un recuerdo doloroso. Pero mi padre volvía a casa borracho, una o dos veces por semana, y gritaba, nos pegaba y asustaba a mi madre. No lo responsabilizo totalmente porque nuestro vecino estaba haciendo lo mismo con su familia y también el vecino de al lado. Lo escuché con mis propios oídos y lo vi con mis propios ojos. Estaban en dolor físico por la metralla en sus cuerpos y en dolor emocional por lo que vieron o hicieron.

Todo comenzó con mentiras, mentiras, mentiras e intolerancia. Entonces, siendo de Europa, he visto de primera mano cómo las cosas pueden salirse de control. Sé que existe el temor en este país y en todo el mundo de que algo así pueda suceder aquí.

Ahora bien, no creo que lo sea, pero sí creo que debemos ser conscientes de las funestas consecuencias del egoísmo y el cinismo.

El presidente Trump buscó anular los resultados de una elección y de una elección justa. Buscó el golpe engañando a la gente con mentiras. Mi padre y nuestros vecinos también fueron engañados con mentiras, y sé adónde conducen esas mentiras.

El presidente Trump es un líder fallido. Pasará a la historia como el peor presidente de todos los tiempos. Lo bueno es que pronto será tan irrelevante como un viejo tuit. Pero, ¿qué vamos a hacer con esos funcionarios electos que han permitido sus mentiras y su traición? Les recordaría lo que dijo Teddy Roosevelt: ‘Patriotismo significa apoyar al país. No significa apoyar al presidente’.

¿Ahora ven esta espada? Esta es la espada de Conan. Ahora, esto es lo que pasa con las espadas. Cuanto más templas una espada, más fuerte se vuelve. Cuando más la golpeas con un martillo y luego la calientas en el fuego y luego la empujas en el agua fría y luego golpeas nuevamente y sumerges en el fuego y en el agua, cuanto más a menudo lo haces, más fuerte se vuelve. No les digo todo esto porque quiero que se conviertan en expertos fabricantes de espadas, pero nuestra democracia es como el acero de esta espada.

Cuanto más se templa, más fuerte se vuelve. Nuestra democracia ha sido templada por guerras, injusticias e insurrecciones. Creo que, por muy conmovidos que estemos por los acontecimientos de los últimos días, saldremos más fuertes porque ahora entendemos lo que se puede perder.

Necesitamos reformas, por supuesto, para que esto nunca, nunca vuelva a suceder. Necesitamos responsabilizar a las personas que nos llevaron a este punto imperdonable. Y debemos mirar más allá de nosotros mismos, nuestros desacuerdos y partidos, para poner la democracia primero.

Y necesitamos sanar juntos del trauma de lo que acaba de suceder.

Necesitamos sanar, no como los republicanos o demócratas, sino como estadounidenses.

Para empezar esto, no importa de qué partido político sean. Les pido que se unan a mí para decirle al presidente electo Biden: ‘Presidente electo Biden, le deseamos un gran éxito como nuestro presidente. Si triunfa, nuestra nación triunfa. Te apoyamos con todo nuestro corazón en tu búsqueda de unirnos’. Y a aquellos que piensan que pueden revocar la Constitución de Estados Unidos, sepan esto: nunca ganarán.

Presidente electo Biden, estamos con usted hoy, mañana y siempre en defensa de nuestra democracia de quienes la amenazan.

Que Dios los bendiga y bendiga a Estados Unidos”.


También te puede interesar