Internacionales

Hace 7 meses

Bebés modificadas genéticamente: ¿Por qué han conmocionado a la ciencia?

Luego que el genetista chino He Jiankui dijera haber usado la técnica CRISPR en dos gemelas, científicos de todo el mundo han arremetido con términos como “monstruosidad”o “locura”.

Luego que el genetista chino He Jiankui dijera haber usado la técnica CRISPR en dos gemelas, científicos de todo el mundo han arremetido con términos como “monstruosidad”o “locura”.

Una noticia que ha remecido a la comunidad científica mundial. El genetista chino He Jiankui y su equipo han hecho noticia tras anunciar recientemente que crearon a los primeros bebés genéticamente modificados: Lulu y Nana, dos gemelas nacidas “hace varias semanas”.

Según afirmó, se encuentran en perfecto estado de salud, tras efectuar una técnica de edición de genes conocida como CRISPR para hacer a las niñas resistentes contra el virus causante del sida. No obstante, las afirmaciones de Jiankui no se han podido contrastar.

El trabajo no se ha publicado en ninguna revista especializada. Además, la autoridades científicas de Shenzhen, ciudad donde se encuentra la SUSTech (Southern University of Science and Technology of China), donde He Jiankui es investigador, señala que nunca dio su autorización.

SusTech dijo que investiga el caso, pero ha adelantado que está “profundamente conmocionada” en un comunicado. El Comité Académico del Departamento de Biología señaló que, al usar CRISPR/Cas9 en humanos, Jiankui “ha violado gravemente la ética” y códigos académicos.

El padre de las niñas es portador del virus VIH, y pensó que nunca podría procrear. Las niñas fueron concebidas por inseminación artificial antes del proceso. Tanto durante el desarrollo de los embriones como después del nacimiento, se comprobó que no hubiera más mutaciones.

En una entrevista exclusiva con AP, el científico señala además que los padres de las gemelas no son los únicos con los que ha hecho pruebas, por lo que ambas no serían las únicas modificadas genéticamente.

Formado en Estados Unidos como parte de un programa, He Jiankui dice ser consciente de la polémica por su iniciativa, pero no ve problemas éticos. Sostiene que lo único que ha hecho es “abrir una igualdad de oportunidades para tener familias sanas”.

En China las regulaciones son menos estrictas para este tipo de pruebas, imposibles en Estados Unidos o países de Europa. Sin embargo, las críticas continúan. El profesor Julian Savulescu, director del Centro Uehiro de Ética Práctica de la Universidad de Oxford, es de los más duros.

“Si es cierto, este experimento es monstruoso”, asegura. “Los embriones estaban sanos, sin enfermedades conocidas. La edición genética en sí misma es experimental y todavía está asociada con mutaciones no buscadas, capaces de causar problemas genéticos (...) incluido el desarrollo de cáncer”.

A traves de una serie de videos de YouTube, Jiankui ha asegurado que las bebés se encuentran en "perfecto estado" y que siguió de cerca el desarrollo de los embriones.

“Este experimento expone a niños normales y sanos a riesgos de la edición genética a cambio de ningún beneficio necesario real”, dice recordando que ya existen maneras mucho más efectivas de prevenir el sida. Afirma ademas que esto contradice “décadas de consenso ético”.

He responde recordando las críticas que hubo en torno al nacimiento de Louise Brown, la primera niña concebida mediante fertilización in vitro (FIV). Afirma que su técnica es “otro avance de la FIV” y se aplicará solo a pocas familias afectadas por una enfermedad.

No busca “mejorar la inteligencia, cambiar el color de ojos, la apariencia ni nada similar. No se trata de eso”, asegura. “Puede ser la única manera de curar alguna enfermedad”. La investigadora Susana Balcells señaló al diario El País que la edición genética aún no se hace “suficientemente bien”.

En Pekín, el profesor de genética del desarrollo José Pastor, director de laboratorio en la Universidad Tsinghua, señaló que aunque el dilema moral de los “bebés de diseño” no lo sea tanto para los chinos, el problema de los riesgos para los recién nacidos sí escandaliza sin excepción.

Es por ello que biólogos chinos también han arremetido. 122 expertos firmaron un comunicado exigiendo una investigación a lo que calificaron como una “locura” y un “duro golpe a la reputación mundial y el desarrollo de la investigación biomédica en China”.

Otros científicos como Lluís Montoliu, investigador del Centro Nacional de Biotecnología, ven con escepticismo la noticia. “Parece más un anuncio de algunas de las empresas de este investigador”. Francis Mojica, microbiólogo de la Universidad de Alicante, reitera que es “demasiado pronto”.

“En esta era del amanecer de las tecnologías genéticas es absolutamente esencial que la aplicación de estas tecnologías tenga una aprobación mucho más amplia”, señala Paul Freemont, investigador del Imperial College de Londres, a Science Media Centre.

Hace un año, 11 organizaciones científicas internacionales emitieron una declaración advirtiendo el riesgo de la edición genética. Aunque la apoyaban, pedían que los embriones modificados no se implantaran para que culminara en un embarazo.

La comunidad científica ha arremetido contra el genetista afirmando que esta aplicación es antiética y que la edición genética aún no ofrece las garantías para aplicarse con seguridad en seres humanos.

Esto fue un día después de que otro equipo de científicos anunciara la corrección de una grave enfermedad hereditaria del corazón en un embrión. Sin embargo, esta fue solo una prueba de concepto. No llegó tan lejos como ahora, implantando el embrión.

Temas Relacionados: AsiaChinaCienciaEdición GenéticaHe Jiankui

También te puede interesar

Loading...