Internacionales

Jueves, 06 de octubre del 2016

Vivió la más alucinante y extrema aventura tras sufrir un accidente con su juguete sexual

Esta es la insólita historia de Emma Philips, todo un personaje al que le tocó vivir una experiencia no menos tremenda.

Vivió la más alucinante y extrema aventura tras sufrir un accidente con su juguete sexual

Esta es la insólita historia de Emma Philips, todo un personaje al que le tocó vivir una experiencia no menos tremenda.




Que algunas personas viven su sexualidad de formas mucho más plenas que otras es una verdad que no debería llamarnos la atención.  Pero como siempre hay una excepción a la regla, tenemos esta historia que, más allá de los tabúes, debe servirnos para aprender que, aún en los momentos más apasionados de la intimidad, debemos cuidar nuestro cuerpo.

Emma Philips, una joven británica de 24 años y madre de una hija, vivió lo que para muchos podría ser una auténtica pesadilla, cuando tuvieron que realizarle una cirugía para extraerle del cuerpo nada menos que un consolador que se le escapó directo a sus intestinos.

Emma y Lee son una pareja de Inglaterra que sufrieron un bizarro accidente el pasado sábado. Mercury Press.

Todo ocurrió la mañana del sábado pasado, cuando la joven se encontraba con su pareja Lee Miller (29) pasando tiempo de calidad, y de pronto el juguete “desapareció”. En un primer momento pensó que su novio lo había escondido.

Sin embargo, poco después pudo sentirlo aún vibrando a través de su vientre (¡sí, seguía encendido!). Al menos una hora  fue el tiempo que su esposo puso a prueba su ingenio con “todo tipo de maravillosas opciones” para extraer el dildo.

La joven pasaba un momento de intimidad con su novio cuando perdió su vibrador, ¡que se fue al fondo de su cuerpo! Al principio no sabían dónde estaba. Mercury Press.

Estas opciones incluyeron usar un mango de tenedor o unas púas de barbacoa. Sin embargo, pese a que lo habían tomado con humor, luego supieron que debían ir al hospital. “Ambos habíamos estado bebiendo la noche anterior y no podíamos conducir”, dice Philips.

“Tuve que hacer la llamada más vergonzosa a la ambulancia a las 7 a.m.” continúa esta profesora practicante de Wallasey, Merseyside, en Inglaterra. Luego de 45 minutos de viaje ambos terminaron en el Hospital Wrexham Maelor, en Gales del Norte.

“Cuando me apoyé en mi estómago podía sentirlo vibrando”, dice. “En un momento estaba incluso encajado detrás de mi cadera”. Mercury Press.

Tras una larga observación, los médicos concluyeron que el vibrador se encontraba muy arriba y hubiera sido “demasiado doloroso” intentar extraerlo mientras ella estuviera despierta. El asunto se ponía cada vez más serio.

“Al principio bromeábamos pero luego nos dimos cuenta que era tan gracioso, especialmente cuando se habló de que tendrían que cortarme el estómago si no podían sacarlo”, cuenta la mujer. Si esto hubiera ocurrido, habrían tenido que extraerle una parte del intestino y hubiera tenido que pasar al menos seis meses con una bolsa de colostomía.

Emma cuenta que lo peor fue llamar a la ambulancia y tener que detallarle a la operadora todo lo que había pasado para que la atendieran. Mercury Press.

Al mediodía ella ingresó en la sala de operaciones. El proceso de un minuto y medio consistió en introducirle una pequeña cámara por la garganta. Además, el cirujano presionó su estómago para poder extraer el objeto manualmente. Se lo ofrecieron como un recuerdo, pero ella no aceptó.

Alrededor de las 6:30 p.m. recibió el alta. Ella tuvo que contarle todo a sus padres, quienes se habían quedado cuidando a su niña de dos años. “No iba a decirles pero cuando entre a cirugía supe que íbamos a tener que decir algo así que le dije a mi mamá la verdadera razón”.

Pasado el susto, ella compartió este post en Facebook sobre “El caso del vibrador mortal”, que se hizo viral en redes sociales como Imgur.

Ahora ella ha aprendido su lección y será más cuidadosa en el futuro. Pero la historia no terminó ahí, pues, con el humor que la caracteriza, quiso exponer su caso a través de su cuenta de Facebook para que otras personas como ella no dejen de pedir ayuda profesional en estos casos.

“El caso del vibrador mortal: cuando un poco de jugueteo de sábado por la mañana resulta en pasar todo el día en el hospital Wrexham mientras te remueven con cirugía un lindo vibrador rosado del área de tus intestinos… mientras sigue vibrando ¿Si no se puede hacer nada el sábado entonces cuándo?”, escribió con un tremendo sentido del humor. Viral, por supuesto.

“No íbamos a hacer nada por vergüenza  -hay un gran tabú sobre esto- pero supimos que necesitábamos ayuda”. “Oyes sobre gente que se pone muy enferma o hasta muere porque está muy avergonzada como para pedir ayuda. Odiaría que eso le pasara a alguien”, confesó.

La compañía de juguetes sexuales Scandals respondió su publicación y le ofreció nada menos que un nuevo vibrador, gratis.

Asimismo, agradeció a los profesionales que la atendieron, quienes fueron “muy tranquilizadores” y no la juzgaron. Pero para rematar la historia con broche de oro, tras hacer público su caso, una compañía de juguetes sexuales llamada Scandals se puso en contacto con ella por las redes.

“Querida Emma Claire Rowlands, todos en Scandals amamos tu post, ¡pareces todo un personaje!. Deseamos que te recuperes pronto y aunque entendemos que esto podría ser un tema doloroso, nos enteramos que podrías necesitar un vibrador nuevo. Si ese es el caso, nos encantaría ofrecerte uno gratis de nuestra tienda”, fue el mensaje.

A Lee le encantó la idea. “¿No es esto es lo mejor que ha pasado por nuestro accidente? ¡¡Estoy llorando!!, Imagínate entrar en la tienda. "Holaaa, estoy aquí por mi vibrador gratis"”, respondió.

Lee, el novio de Emma, no pudo aguantar la emoción: “¿No es esto lo mejor que ha pasado por nuestro accidente?”.

Hace algunas horas, ella publicó un mensaje en su cuenta, donde aclara algunas cosas: primero, que el juguete no era de siete pulgadas. Segundo, no usaron púas de barbacoa y tercero y más importante, la gente necesita calmarse.

"El sexo pasa y como resultado también pequeños accidentes como los míos". "No es nada sucio ni malo. Es la vida". "Mientras haya más gente de mente abierta y tengamos más conocimiento no será algo tan tremendamente vergonzoso ir y pedir ayuda cuando sea necesario".

"No te asustes de que se rían de ti. Seguramente no pasará y si pasa igual vivirás. ¡He sido el 'fondo' de todas las bromas literalmente por casi una semana y todavía estoy viva!. Pero podría haber sido una historia distinta si dejaba ese vibrador ahí".

Definitivamente toda una historia para todo un personaje. Hablamos de ella, y por supuesto, también de él. Fin.

Además de ser unos maestros en tomarse las cosas con humor, ambos decidieron hacer público el hecho para enviar un mensaje a todos quienes puedan estar en esta situación: no duden en buscar ayuda. Mercury Press.

 


Temas Relacionados: InglaterraNoticias CuriosasReino UnidoSexualidadVibradoresViral

También te puede interesar