Internacionales

Sábado, 29 de noviembre del 2014

Sin querer queriendo: Esta fue la lucha que pocos conocen de ‘Chespirito’

¿Qué habría sido del mundo sin la enorme influencia de Roberto Gómez Bolaños, el genial ‘Chespirito’? A estas alturas es ya imposible imaginarlo. Sin embargo, esto estuvo a punto de ocurrir.

Sin querer queriendo: Esta fue la lucha que pocos conocen de ‘Chespirito’

¿Qué habría sido del mundo sin la enorme influencia de Roberto Gómez Bolaños, el genial ‘Chespirito’? A estas alturas es ya imposible imaginarlo. Sin embargo, esto estuvo a punto de ocurrir.




¿Qué habría sido del mundo sin la enorme influencia de Roberto Gómez Bolaños, el genial ‘Chespirito’? A estas alturas es ya imposible imaginarlo. Sin embargo, lo que muchos ignoran es que esto estuvo a punto de ocurrir.

Y es que, el segundo de los hijos de Elsa Bolaños Cacho y el pintor Francisco Gómez Linares, nacido el 21 de febrero de 1929, estuvo a punto de no nacer, pues su madre llevó un embarazo de alto riesgo.

Sin saber que estaba en gestación, Doña Elsa ingirió un medicamento para la gripe que contenía un ingrediente “altamente abortivo”, y pese a que un médico tío de Chespirito le aconsejó que abortara, ella se opuso, tras haber perdido un hijo el año anterior.

Así fue como nació este ícono de la cultura Latinoamericana, según relata él mismo en su autobiografía ‘Sin querer queriendo’. Creció en un barrio de clase media de la capital y desde temprano se inclinó por deportes como el fútbol y el boxeo, que practicó en la adolescencia.

Aunque estudió ingeniería, nunca la ejerció y decidió, más bien, dejarse llevar por su facilidad para las letras. Su carrera como guionista de televisión comenzó en la década de 1950 con cientos de episodios de comedia, más de una veintena de películas, y obras de teatro que rompieron récords de presentaciones.

Debido a ello se le comparó con William Shakespeare, lo que le valió su apodo de ‘Chespirito’, castellanización del apellido del autor británico pero en diminutivo, por su baja estatura, explicó alguna vez su esposa, la actriz Florinda Meza.

Le gustaba jugar dominó y fumar. No pudo dejar el cigarro hasta que cumplió 65 años y consideraba un logro haberlo hecho. Chespirito tuvo su mayor inspiración para la comedia en  el célebre dueto estadounidense ‘El Gordo y El Flaco’.

“Los tengo realmente metidos en el corazón”, dijo en el 2001. Mario Moreno ‘Cantinflas’ fue otro de sus ídolos.

Temas Relacionados: ChespiritoComedianteHumorMéxicoRoberto Gómez Bolaños

También te puede interesar: