Internacionales

Domingo, 24 de noviembre del 2013

Eslovaquia: un neonazi gana las elecciones en la mayor región del país

Preocupación en Eslovaquia. Un líder neonazi, conocido por sus declaraciones racistas contra la minoría gitana y que considera a la OTAN una “organización terrorista” ha sido uno de los más votados.

Play Eslovaquia: un neonazi gana las elecciones en la mayor región del país

Preocupación en Eslovaquia. Un líder neonazi, conocido por sus declaraciones racistas contra la minoría gitana y que considera a la OTAN una “organización terrorista” ha sido uno de los más votados.




Preocupación en Eslovaquia. Un líder neonazi, conocido por sus declaraciones racistas contra la minoría gitana, que considera a la OTAN una “organización terrorista” y defiende que el país centroeuropeo abandone el euro, ha sido uno de los candidatos más votados en las elecciones regionales celebradas el último sábado.

Los resultados preliminares de la Oficina de Estadísticas eslovaca, señalan que el Partido del Pueblo-Nuestra Eslovaquia, dirigido por Marian Kotleba, logró el 55,5 % de los votos en la región central de Banska Bystrica, la mayor del país por extensión y habitada por unas 650,000 personas.

Con estos resultados los socialdemócratas del primer ministro Robert Fico pierden el gobierno regional. Ellos, sin embargo, ganaron en seis de las ocho regiones eslovacas y se asientan como la primera fuerza del país. Kotleba, de 36 años, fue presidente del ilegalizado Mancomunidad Eslovaca-Partido Nacional (SP-NS).

Su agrupación organizó manifestaciones y marchas paramilitares contra la minoría gitana y expresó claras simpatías por el gobierno eslovaco aliado de la Alemania nazi en la II Guerra Mundial. El Tribunal Supremo lo ilegalizó en 2006 porque la agrupación proponía en sus estatutos la eliminación de la democracia

Estos lineamientos eran contrarios a la Constitución, así como establecer un “Estado basado en los principios nacionales, cristianos y sociales”. El político ha sido detenido en varias ocasiones por acusaciones de incitación al odio.

Además, ha aparecido anteriormente en público con uniformes paramilitares que emulan la estética fascista de los años treinta del pasado siglo. Tras la disolución  creó su nuevo partido, en el que ha moderado el tono y abandonado la indumentaria paramilitar para evitar la ilegalización.

El resto de las formaciones parlamentarias lamentaron el resultado que convierte a ese político en el nuevo gobernador regional.


Temas Relacionados: EslovaquiaEuropaNeonazisRacismo

También te puede interesar:

Covid 2019