Cultura

Pasado Miércoles 10

El amor era considerado una enfermedad en la antigüedad: ¿Cuál era la cura si ya estabas enamorado?

A pesar que ahora el amor es considerado universalmente como un hermoso sentimiento, los antiguos médicos lo consideraban un mal que debía recibir tratamiento.

El amor era considerado una enfermedad en la antigüedad: ¿Cuál era la cura si ya estabas enamorado?

A pesar que ahora el amor es considerado universalmente como un hermoso sentimiento, los antiguos médicos lo consideraban un mal que debía recibir tratamiento.




El amor, ese sentimiento universal y eterno, ha experimentado diversas interpretaciones a lo largo de la historia. Incluso, antes se le consideraba una enfermedad. 

En el siglo XII, Andreas Capellanus, un pensador medieval, categorizó el amor en cuatro tipos: verdadero, carnal, imposible y deshonesto. Estas categorizaciones no solo influenciaron la cultura y la literatura, sino que también se integraron en el campo de la medicina de la época. Los médicos de entonces consideraban al amor como un mal que afectaba los cuatro humores del cuerpo: sangre, flema, bilis negra y bilis amarilla. Creían que ciertos estados amorosos, como el amor no correspondido o el exceso de pasión, provocaban un desequilibrio de estos humores, lo que llevaba a grandes síntomas físicos y mentales.

¿CUÁL ERA "LA CURA" SI YA ESTABAS ENAMORADO?

Según la investigadora Anna Peirats de la Universidad Católica de Valencia, doctores de la antigüedad como Constantino el Africano y Bernardo De Gordinio describieron el amor como una patología grave que podía ser mortal debido a su impacto en el cerebro y el cuerpo. Denominada 'amor hereos' o 'aegritudo amoris', se creía que causaba síntomas como fiebre, pérdida de apetito, insomnio, y una profunda tristeza.

Para combatir esta 'enfermedad', se recomendaba una dieta restrictiva que evitaba alimentos que pudieran incitar el deseo sexual, como la carne roja y los huevos, favoreciendo en cambio el consumo de carne blanca y pescado. Además, se prescribían baños y ejercicios físicos para regular los humores corporales.

Incluso se llegaba a sugerir la aplicación de una plancha de hierro frío sobre los riñones para calmar el ardor del amor, basándose en la creencia de que el amor residía en esa parte del cuerpo. 


Temas Relacionados: AmorCuriosidadesEnfermedadHistoriaSalud

También te puede interesar:

DENGUE