Cultura

Pasado Viernes 29

El misterio del Velo de Verónica: la leyenda sobre la tela con la huella del rostro de Jesús

¿Realmente existió? Verónica habría sido una mujer que, durante el doloroso camino de Jesús hacia el Gólgota, se acercó a Él para limpiarle el rostro.

El misterio del Velo de Verónica: la leyenda sobre la tela con la huella del rostro de Jesús

¿Realmente existió? Verónica habría sido una mujer que, durante el doloroso camino de Jesús hacia el Gólgota, se acercó a Él para limpiarle el rostro.




La figura de Verónica, aunque no mencionada en los Evangelios canónicos, ha sido objeto de devoción y misterio a lo largo de la historia cristiana y católica, especialmente en Semana Santa. Según diversas fuentes apócrifas y documentos devocionales, Verónica era una mujer que, durante el doloroso camino de Jesús hacia el Gólgota, se acercó a Él para limpiarle el rostro, que estaba empapado de sudor, lágrimas y sangre. En aquel lienzo de lino con el que Verónica enjugó el rostro de Cristo, según la tradición, quedó impreso el rostro de Jesús, dando origen al Velo de la Verónica.

Esta reliquia ha sido objeto de numerosas teorías e interpretaciones a lo largo de los siglos. Algunas versiones de la historia sugieren que el lienzo fue entregado por Verónica a un mensajero que lo llevó al emperador Tiberio, quien se habría curado milagrosamente al ver la imagen. Otras versiones vinculan el Velo de la Verónica con el mandylion achiropita, una imagen sagrada según la tradición cristiana.

En la actualidad, el Velo de la Verónica se encuentra en la Basílica de San Pedro, en una de las cuatro capillas que sostienen la cúpula, colocada allí por el Papa Urbano VIII.

A pesar de la confusión con la figura de Berenice, también conocida como la hemorroísa, Verónica sigue siendo un símbolo de compasión y devoción para muchos creyentes. Esta confusión se debe a que ambos nombres tienen la misma etimología. 

Independientemente de la autenticidad de la historia de Verónica, su figura ha sido celebrada como un ejemplo de compasión y misericordia, invitando a los cristianos a seguir su ejemplo de acercarse a los que sufren y necesitan ayuda. La devoción a Verónica recuerda a los fieles el mensaje de Cristo de servir a los demás, como se menciona en el Evangelio de Mateo: "Tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me disteis alojamiento; necesité ropa, y me vestisteis; estuve enfermo, y me atendisteis; estuve en la cárcel, y me visitasteis" (Mateo 25:35-36).


También te puede interesar:

DENGUE