¿Sabías que el año nuevo que estamos celebrando no es realmente el 2017?

La historia lo cuenta así, cierto día, un hombre de confianza del Papa llamado Dionisio el Exiguo, mientras daba vueltas a sus cuestiones de cronología, tuvo una ocurrencia: ¿por qué los cristianos tenían que contar sus años según el reinado de un emperador pagano, y encima un cruel asesino de los creyentes? ¿Por qué no numerar los años comenzando desde el momento en el que Jesús de Nazareth había iniciado su vida terrenal?

Dionisio tomó como fecha de nacimiento de Jesús el 25 de Diciembre, fiándose de una tradición ya de su época. Por medio de estudios y retrocediendo en el tiempo, el Exiguo fijó la fecha del nacimiento de Jesús en los últimos días del año 753 de la fundación de Roma (el 1 de Enero del año 754 sería el primero de la era cristiana: Jesús tendría en ese momento ocho días). Éste fue su “error”. De acuerdo con la cronología de Herodes el Grande que hemos mencionado, este rey murió en el 750. Por tanto Jesús debió nacer en el 748 o 749, uno o dos años antes de la muerte del rey. De aquí –como dijimos- los cinco o seis años de diferencia... ¡que duran hasta hoy!

El monje Dionisio no se percató de su equivocación y entregó sus resultados al Papa Julio I. La difusión de su conteo, comenzó a extenderse entre las gentes y la nueva manera de computar el tiempo de acuerdo con la fecha del nacimiento de Jesús se estableció así.

En otras palabras si los cálculos se hubieran hecho correctamente, estaríamos celebrando el año 2022 o 2023. La ciencia y la historia lo han comprobado, el conteo fue mal hecho, pero como dijimos al comienzo es un error que nadie podrá cambiar jamás…. o eso es lo que parece, tal vez solo el TIEMPO lo dirá o lo cambiará en su momento.

 

 

Temas Relacionados: Año NuevoDionisio El ExiguoJesús De Nazareth

WhatsApp


Loading...
Loading...