logo panamericana television
Jueves 13 de Diciembre del 2018

Por época navideña: aumentan casos de niños quemados dentro de sus viviendas

En los últimos 15 años las cifras de niños y niñas quemados no ha bajado a pesar de las intensas campañas de prevención. Se ha calculado la escalofriante cifra de 300 menores quemados al año por un descuido de sus padres en sus viviendas.

Un menor de nombre, Emir aprendió a usar la tablet cogiéndola con los dedos de su pie derecho, ya que empezó como jugando y ahora es un hábil retador de cualquier jugador de videojuegos, por unos minutos este pequeño olvida que es paciente del área de quemados del Hospital del Niño.

Este niño ha tenido 4 operaciones de reconstrucción de tejidos en los dedos de su mano derecha, los médicos cirujanos desean que él pueda movilizar sus dedos tras las quemaduras sufridas por el agua hirviendo que le cayó de una olla cuando recién tenía un año de edad.

Su mamá espera tener a su pequeño en casa está Navidad, un deseo al que se suma el equipo de enfermeras del pabellón de quemados, y es que mujeres que muchas veces se convierten como las segundas madres de estos pequeñines.

Ellas también se suman a la campaña de “No Más Niños Quemados en esta Navidad” con ello esperan reducir la cifra anual de 300 niños y niñas atendidos por lesiones graves de quemaduras en casi el 80% de sus cuerpos.

La Jefa de Enfermería del Hospital del Niño, la licenciada Edith Sánchez, recomienda a las mamas concinen con las hornillas de atrás, de esa manera se prevendrá algún accidente ya que los niño pequeños menores de 5 años se chocan con las ollas y eso hace que muchas veces caigan con todo el contenido sobre los menores.

Otro muy común es que bajen las puertas de los hornos y los menores se sientan o se paran en las puertas de los hornos, y hay que tener en cuenta que la mayoría de cocinas tienen poco peso y se pueden voltear.

También crece la alerta ante la manipulación de fuegos pirotécnicos en manos de menores de edad, que no solo queman sino mutilan dedos, brazos y dañan gravemente la piel.

El doctor Marco Lazo, cirujano plástico con más de 20 años trabajando con menores de edad, recomienda si es que su hijo o hija es víctima de quemaduras meterlos en una tina o remojarlo con agua fría por un espacio de 20 a 15 minutos.

Esta acción ayuda mucho a los pacientes para que los médicos se dediquen todo el tiempo a reconstruir las secuelas de esos niños que sufrieron quemaduras por pólvora, por fuego, por agua, y poder hacer la parte estética o reconstructiva que también es parte de la labor de los cirujanos plásticos.

Ya lo sabe padre de familia, una olla de chocolate caliente que dejó lista para la nochebuena, un árbol encendido que de pronto sus luces hicieron falso contacto y se incendió, una plancha que dejó prendida, o hasta la puerta del horno que dejó abierta tras dorar a ese sabroso pavo pueden ser descuidos que pueden terminan dañando severamente a sus hijos.

 

WhatsApp


Loading...
Loading...