24 Horas Edición Central

28/04/2018

Lima es una de las ciudades con mayor contaminación sonora en el mundo

La multa de tránsito por tocar la bocina innecesariamente es de 166 soles; sin embargo, en distritos como Cercado de Lima, la sanción alcanza hasta 1 UIT, es decir, 4 mil 150 soles.

Foto: La República



Según el Reglamento Nacional de Tránsito, una persona solamente puede tocar el claxon para evitar situaciones peligrosas. Sin embargo, en Lima, se usa para muchas cosas más y el resultado es una contaminación sonora dañina para la salud.

El claxon es la segunda voz de muchos conductores, pero pocos saben que esta expresiva bulla podría estar afectando su salud. Estrés, vértigo, presión alta, insomnio y pérdida de audición, son solo algunos de los efectos que puede provocar la exposición continua al ruido.

Si esta bulla es perjudicial, ¿existen normas ambientales para limitar y sancionar el exceso de ruido? El Decreto Supremo 085-2003 establece un máximo de 60 decibeles en zonas residenciales y 70 en zonas comerciales. 

En 2015, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) monitoreó el ruido en diversas puntos de Lima y se comprobó que en más del 90% de los casos el ruido superaba los límites permitidos por los estándares de calidad ambiental.

Y es que si bien las bocinas son la principal fuente de contaminación sonora en la capital, otros factores como las construcciones e incluso los mismos Policías contribuyen con el problema.

Cabe señalar que la multa de tránsito por tocar la bocina de forma innecesaria es de 166 soles; no obstante, en distritos como Cercado de Lima, la sanción alcanza hasta 1 UIT, es decir, 4 mil 150 soles.


También te puede interesar